AECID Filipinas
EN
ES

AECID en Filipinas

La Oficina Técnica de Cooperación de la AECID en Filipinas

La Cooperación Española tiene una larga y extensa historia con las Filipinas. El primer Acuerdo de Cooperación entre Filipinas y España se firmó en 1974. La apertura de la Oficina de Cooperación Técnica (OTC) tuvo lugar en 1992 y allanó el camino para una mejora sustancial en las relaciones de cooperación técnica. La OTC ha trasladado recientemente sus instalaciones a la Embajada de España en Manila. Actualmente, un total de 10 individuos, que comprenden personal local y expatriado, prestan mucha atención a los proyectos financiados por la Cooperación Española en Filipinas.

El objetivo general de la cooperación española en Filipinas es contribuir a la lucha contra la pobreza y al desarrollo humano sostenible, fortaleciendo la democracia y atendiendo a la diversidad de la sociedad filipina, con especial atención / atención a los sectores más pobres y vulnerables. Este objetivo tiene como referencia los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), así como la realidad socioeconómica de Filipinas y la disposición del Gobierno de Filipinas para enfrentar los desafíos existentes, a través de sus planes y políticas de desarrollo.

Marco legal

La cooperación entre los dos países está regulada a través de un instrumento denominado Comisión Mixta España-Filipinas de Cooperación para el Desarrollo que, al mismo tiempo, incluye el Marco de Asociación de País (CPF) como un elemento para la planificación. La VI Comisión Mixta España-Filipinas de Cooperación para el Desarrollo, firmada en Manila el 24 de marzo de 2014, está actualmente en vigor, con el objetivo de alinearse con el ciclo político de la nueva administración.

El CPF, como un nuevo instrumento de planificación, se caracteriza por otorgar un papel más decisivo al diálogo con el país socio en la definición y priorización de los sectores de acción, así como las áreas geográficas de intervención, teniendo en cuenta la cooperación actual de los interesados ​​españoles. en el país y el resto de los donantes, especialmente la Delegación de la Unión Europea. La concentración sectorial es precisamente uno de los mayores desafíos en este proceso, ya que permite una mayor efectividad en nuestras acciones al dirigir los esfuerzos de manera consensuada. España es uno de los países que cumplen con el Código de Conducta de la Unión Europea sobre la Distribución del Trabajo (aprobado en octubre de 2008), que establece el número máximo de tres sectores en los que un país de la UE puede trabajar con cada país socio, según lo indica la V Plan Director de la Cooperación Española para 2018-2022.