Cooperación Bilateral 

EL PROGRAMA DE COOPERACIÓN BILATERAL DE AECID EN FILIPINAS

El vigente Marco de Asociación País (MAP) con Filipinas recoge las prioridades de la Cooperación Española en el país para el período 2014-2017, formuladas de acuerdo con el IV Plan Director de Cooperación Española y el documento de planificación nacional de Filipinas, Philippine Development Plan 2011-2016. Dicho marco general de cooperación ha sido extendido durante varios años de transición hasta la firma de un nuevo Marco de Asociación, que entrará en vigor próximamente.

A continuación, se presenta un resumen de las intervenciones en curso agrupadas de acuerdo a las orientaciones estratégicas y líneas de acción que articulan el vigente MAP 2014-2017. Posteriormente, son identificadas las principales líneas estratégicas que definirán el marco de cooperación bilateral en los próximos años, cuyas principales intervenciones obedecerán al doble propósito de consolidar los resultados alcanzados en unos ámbitos prioritarios que en gran medida se mantienen y, a la vez, abordar los nuevos retos de desarrollo que enfrenta el país.  

Orientación estratégica 1: Consolidar los procesos democráticos y el Estado de Derecho

La Cooperación Española apoya a Filipinas en el área de la gobernabilidad democrática, basada en un enfoque de derechos humanos y con un doble propósito: mejorar las instituciones democráticas y fortalecer a la sociedad civil. Dentro de esta orientación estratégica se trabaja en dos líneas de acción:

Línea de Acción «Fortalecimiento de la estructura y los sistemas de gestión del sector público».

Esta línea de acción es transversal en prácticamente todas las intervenciones. No obstante, se puede destacar, en lo relativo a la consolidación de políticas públicas para la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer, la intervención llevada a cabo con la Comisión Filipina de Mujeres (PCW) desde 2011 hasta 2016: el proyecto Fortalecimiento institucional y empoderamiento económico con  eerspectiva de género, que incluye la  implementación de la Carta Magna en apoyo a la transversalización del enfoque de género en las políticas nacionales, instituciones públicas y Unidades de Gobierno Local.

Línea de Acción «Trabajar por el Estado de Derecho y la garantía de los Derechos Humanos».

Entre los proyectos bilaterales llevados a cabo en el área de Derechos Humanos, el proyecto FORTALEZA: Fortalecimiento institucional de la Comisión de Derechos Humanos (CHR), ejecutado entre 2011 y 2016, contribuyó a mejorar las capacidades de la Comisión de Derechos Humanos en su mandato como supervisora y garante de los derechos humanos y para la capacitación de la población local y las instituciones en este área. En el marco de este proyecto se creó la iniciativa KaSaMa, un foro promovido por donantes internacionales para el diálogo sobre derechos humanos en Filipinas y para apoyar a las organizaciones de la sociedad civil involucradas en este ámbito.

En virtud de la experiencia de la Cooperación Española en el apoyo a la promoción y protección de los derechos humanos en Filipinas, la Unión Europea otorgó a AECID, a través de un acuerdo de Cooperación Delegada, fondos para la implementación del proyecto GOJUST-Human Rights, 4º componente de su Programa Gobernabilidad en Justicia -GOJUST-, que se lleva a cabo actualmente con un presupuesto total de 7M€ (5 M€ UE y 2M€ AECID). El proyecto tiene un subcomponente nacional, cuyo socio implementador es la Comisión de Derechos Humanos (CHR), y otro regional con la Comisión Regional de Derechos Humanos (RHRC) de la Región Autónoma del Mindanao Musulmán (ARMM) como contraparte ejecutora.

En apoyo de las iniciativas de paz del país, la AECID inició en 2011 un proyecto plurianual con la Oficina del Asesor Presidencial para el Proceso de Paz (OPAPP), titulado Consolidación de la paz y desarrollo en las unidades locales de gobierno en Filipinas, finalizado en junio de 2016. El proyecto apoyó la iniciativa PAMANA del gobierno filipino: comunidades resilientes en áreas afectadas por conflictos. En una segunda fase de este continuado apoyo a la estrategia OPAPP, se está implementando un nuevo proyecto: Desarrollo inclusivo para todos. Consolidar los beneficios de la paz en las comunidades afectadas por los conflictos armados de Filipinas.

Asimismo, desde el año 2017 se está participando indirectamente en el mecanismo del Mindanao Trust Fund, un mecanismo financiero de donantes internacionales con OPAPP, bajo la dirección del Banco Mundial, para la implementación de proyectos de desarrollo en comunidades afectadas por el acuerdo de paz firmado entre el Frente Moro Islámico de Liberación Islámica (MILF) y el Gobierno de Filipinas.

Otras intervenciones actuales que complementan las acciones sobre construcción de la paz son: el proyecto Promoviendo la participación de las mujeres indígenas por la paz y el desarrollo junto con CARRHIL; la creación de una Alianza de municipalidades para la paz y la gobernanza en Basilan Occidental, Mindanao (intervención coordinada por el Instituto para la Autonomía y la Gobernanza); y un proyecto de apoyo a la justicia transicional en la región de Bangsamoro, implementado por el consorcio de organizaciones sociales CBCS. 

Orientación estratégica 2: Reducir las desigualdades y la vulnerabilidad a la pobreza y las crisis extremas

Dando continuidad a los proyectos de prevención y preparación ante desastres apoyados por AECID en los últimos diez años en varias provincias de Filipinas, fue adoptada como prioridad en el MAP vigente una línea de acción sobre de prevención de vulnerabilidades:

Línea de Acción «Políticas de prevención como la mejor herramienta en la lucha contra la vulnerabilidad».

Se ha apoyado a la Academia de Gobierno Local de DILG en la implementación de un Proyecto de desarrollo de capacidades para la reducción del riesgo de desastres, enfocándose en las áreas costeras y medioambientalmente agotadas, concretamente en tres provincias prioritarias para el Sistema Filipino de Prevención de Desastres.

Con el Departamento de Bienestar Social y Desarrollo (DSWD), se está implementando el proyecto de desarrollo comunitario y reducción del riesgo de desastres titulado Desarrollo de capacidades para 1000.  

Además, la Oficina de Acción Humanitaria de AECID ha apoyado al Departamento de Salud de Filipinas (DoH) con asistencia técnica y capacitación para su personal a fin de fortalecer la preparación para desastres y la capacidad de respuesta a emergencias. Asimismo, el Instituto de Energías Renovables y Tecnológicas de las Islas Canarias ha desarrollado un proyecto destinado a fortalecer el sistema de alerta temprana volcánica en Filipinas a través de metodologías geoquímicas innovadoras, implementado mediante colaboración con el Instituto Nacional de Ciencias Geológicas de la Universidad de Filipinas.

Orientación estratégica 7: Responder a las crisis humanitarias con calidad

Filipinas es uno de los países más vulnerables del mundo frente a los desastres naturales. Es por ello que el país ha sido uno de los principales receptores de la ayuda de emergencia española desde el comienzo de la cooperación con AECID. Por esta razón, la Acción Humanitaria continúa siendo considerada como una orientación estratégica de intervención en el actual marco de cooperación bilateral.

Otras intervenciones en sectores estratégicos

En el sector de Educación, la AECID ha apoyado al Departamento de Educación (DepEd) de Filipinas a través del proyecto Ampliando la oferta educativa de la población filipina, mediante una intervención para la reintroducción del español en la educación secundaria, de conformidad con el Memorando de Entendimiento firmado en 2012 entre el DepEd y el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes de España y el Instituto Cervantes.

Asimismo, desde 2008 AECID ha venido apoyando un Proyecto Escuela Taller, que brinda capacitación técnica a jóvenes con recursos económicos limitados y en riesgo de exclusión social, en profesiones relacionadas con la rehabilitación y preservación del patrimonio cultural de Filipinas.

Nuevo Marco de Asociación País 2019-2022

La situación actual de la Cooperación Española en Filipinas ha de considerarse como una fase transitoria hasta la próxima firma del MAP 2019-2022. Las líneas maestras de este nuevo marco de asociación vienen definidas por los resultados alcanzados en el ciclo precedente y por los nuevos retos ahora identificados. De esta forma, las directrices generales y áreas prioritarias se caracterizan por una combinación entre continuidad y adaptación, en línea con el actual plan nacional de desarrollo del país (Philippine Development Plan 2017-2022) y tomando como marco de referencia general tanto el V Plan Director de la Cooperación Española como la Agenda 2030 y los ODS. Así, el nuevo marco de cooperación se articula sobre la base de las siguientes orientaciones estratégicas y ámbitos de acción prioritarios:

Contribuir al fomento de la prosperidad inclusiva y el desarrollo económico sostenible. Concentrando los esfuerzos en sectores de la población que no se benefician necesariamente o de forma inmediata del desarrollo socioeconómico, así como en intervenciones transversales y específicas orientadas a incrementar la resiliencia de las personas más vulnerables.

Contribuir a la construcción y consolidación de la paz. Apoyando las políticas filipinas de paz y desarrollo en las zonas afectadas por los conflictos y la violencia con enfoque de resiliencia, y contribuyendo al acceso a la justicia de la población afectada, así como a la normalización política con enfoque de justicia transicional, cultura de paz y de promoción y protección de los derechos humanos de todas las personas.  

Contribuir a la protección del medio ambiente y a la adaptación al cambio climático. Apoyando tanto la gobernanza participativa a nivel local como la planificación multinivel en la gestión de riesgos de desastres naturales, desde un enfoque de resiliencia y complementario a la acción humanitaria.